La anfitriona

Para Patricia Heimer, el deseo de llevar adelante un pequeño Hotel ha estado siempre muy presente, ya desde su juventud. Que este sueño vendría a realizarse algunas décadas después en la ciudad de Friburgo, ha sido una suerte de toque del destino. En el ano 2010, esta „Badenerin“ (Nombre de los lugareños) con raíces brasileñas, se apasiona por el sobrio encanto del edificio de los anos 60, y lleva su proyecto en frente.

Desde abril del 2014, las habitaciones del Hotel Bischofslinde ofrecen un nuevo diseño, todas ellas cuentan con baños modernizados. Lo que no ha cambiado es el ambiente familiar, que para su anfitriona y todo su equipo de trabajo, es una de las características esenciales de un buen hotel. "Conocer gente nueva y entablar una buena comunicación con los visitantes nos da una gran alegría. Atender bien a nuestros huéspedes es muy importante para todos nosotros", explica Patricia Heimer. "Pero un hotel debe ofrecer al visitante también un espacio de recogimiento y un lugar de descanso."

Book online